Conservación Trufa Negra Fresca: ¿Cómo conservo y uso mi trufa?

Conservación Trufa Negra Fresca: ¿Cómo conservo y uso mi trufa?

En este artículo encontraras unos consejos básicos de conservación, este apartado es muy importante ya que si "mimas" el producto, podrás disponer del mismo durante más tiempo en las condiciones optimas. De no hacerlo, podemos deteriorarlo.

¿Ya tienes la caja de Buscón de Trufas en tus manos?

En el interior encontrarás tu trufa negra de invierno. Trufa Rural de Teruel. ¡Claro que sí!

La trufa viene envasada al vacío y limpia de tierra.

Consejos de conservación

- Al recibir la trufa, sácala del envase al vacío.

- Coloca un papel de cocina absorbente en el fondo del bote, sobre este papel, la trufa.

- Consérvala en la nevera.

- Es bueno abrir el bote una vez al día, con unos segundos es suficiente, aprovecha para comprobar:

      - ¿La trufa tiene algo de humedad? Sécala.

      - ¿El papel de cocina está húmedo? Reemplázalo por uno seco.

- ¿Crees que no te la acabas en el plazo recomendado? Puedes congelarla y utilizarla más adelante.

- Saca el bote de la nevera un ratito antes de utilizarla, puedes consumirla recién sacada de la nevera, pero es mejor cuando está a temperatura ambiente.

- No la dejes en aceite durante muchos días (yo no lo dejo unos 5 días y así tengo aceite trufado), dejarla largos periodos no es una práctica higiénica. 

- No cocines la trufa negra por encima de 50 grados, a partir de aquí el producto pierde sus propiedades.

- Si pasan los días y ves que no te la acabas, puedes congelarla (ver a continuación fecha consumo preferente).

La correcta conservación permite que la Trufa Negra Fresca conserve su calidad, sus aromas y sabores.

Espero que sea de utilidad.

Alejandro. Buscón de Trufas.


Publicación más antigua Publicación más reciente

Dejar un comentario

Por favor tenga en cuenta que los comentarios deben ser aprobados antes de ser publicados